¿Ganar el liderato de WAR le garantiza a José Ramírez ser el Jugador Más Valioso?

Por Nathanael Pérez Neró / Diario Libre - 14 de agosto, 2018 - Artículo Original
José Ramírez
José Ramírez
SANTO DOMINGO. ¿De dónde saldrá el Jugador Más Valioso de la Liga Americana? ¿Del dúo Mookie Betts o J.D. Martínez con unos Medias Rojas que buscan 100 triunfos por primera vez en más de 70 años? ¿De José Ramírez o Francisco Lindor con unos Indios sin competencia en la Central? ¿O será el eterno candidato Mike Trout con unos Angelinos a punto de levantar la bandera blanca?

Que el receptor del MVP asista a la postemporada es una condición tatuada con tinta indeleble en el cerebro de votante de la BWAA y el seguidor promedio de las Grandes Ligas, si bien la historia recoge excepciones, tan recientes como Giancarlo Stanton el año pasado.

Sin embargo, a medida en que la sabermetría convence a escépticos sobre su valor como lenguaje para identificar fortalezas y debilidades, el WAR, la estadística que procura resumirlo todo en un número, gana terreno como indicador para el galardón, cuya última palabra no termina de cerrar un viejo debate. De los 36 premios al MVP que se entregaron entre el año 2000 y 2017 (18 en cada liga) hubo 19 que encabezaron su circuito en victorias sobre jugador reemplazo (WAR), el 52%.

Pero si bien Bill James estrenó a finales de los 70 una visión revolucionaria del juego que dio lugar a la creación del WAR en los 80 y Baseball Prospectus lo popularizó durante los 90 no fue sino hasta 2008 cuando FanGraphs introdujo su fórmula y Baseball-Reference (BR) en 2010, lo que disparó su uso.

De esos 16 premios que se entregaron en la década actual nueve fueron obtenidos por líderes de WAR en BR (56%), lo cual incluye a nueve de los últimos 12 y a cinco de los últimos seis galardonados.

No obstante, el mismo James, que orienta a sus seguidores a medir a los jugadores por los porcentajes en lugar de los números de acumulación, tiene sus diferencias en torno al WAR como herramienta para determinar el MVP y lo hizo saber en noviembre pasado antes de conocerse que José Altuve ganó el premio a Aaron Judge.

“Las WAR de Baseball-Reference muestran que el chico pequeño (Altuve) tuvo 8.3, y el grande (Judge) 8.1”, escribió James.

“Pero en realidad en ningún lugar están ni cerca. No digo que la WAR es una mala estadística o inútil, pero no es una estadística perfecta, y en este caso particular está equivocado. Está totalmente equivocado porque los creadores de esa estadística han cortado la conexión entre las estadísticas de rendimiento y las victorias, lo que socava su análisis", citó el reconocido historiador.

Lucha cerrada


En inglés war significa guerra, pero en béisbol es la sigla de una estadística a menudo tan poco comprendida como el Producto Interno Bruto en economía.

Al comenzar la jornada de ayer, Betts lideraba la liga en WAR con 8.1 en BR, una cifra que indica el número de victorias adicionales que los Red Sox han obtenido sobre la cantidad que habrían logrado si el jardinero hubiese sido sustituido por uno de nivel reemplazo.

Segundo ancla Trout con 7.8, luego sigue Ramírez (7.3), Lindor (6.9), Matt Chapman (6.5) y Martínez (5.6), que si bien lidera el circuito en jonrones (37), carreras remolcadas (104) y es segundo en bateo (.333) el escaso aporte que hace con el guante y el corrido de las bases le resta a su puntuación final.

El caso de Ramírez


El banilejo llegó a la pausa del Juego de las Estrellas con 6.5 WAR y una proyección para alcanzar las 11.1.

Solo Alex Rodríguez y Sammy Sosa han alcanzado las cifras dobles entre los dominicanos en un curso. A-Rod lo logró en el 2000 cuando tuvo bateo .316 con 41 jonrones y 132 carreras remolcadas con 24 años, previo a fichar su pacto de US$251 millones. Sosa alcanzó las 10.3 en 2001 cuando bateó .328, anotó 146 vueltas, remolcó 160 y envió 64 pelotas fuera del parque.

Tras ellos siguen Albert Pujols (9.7 en 2009), Adrian Beltré (9.6 en 2004), Robinson Canó (8.4 en 2012), José Bautista (8.3 en 2011) y César Cedeño (8.0 en 1972).

Ramírez, de 25 años, no solo suma con el madero (.298/34 HR/30 2B/84 CE), sino también con su defensa, con la que ha salvado seis carreras en la esquina caliente.
Suscribirte al Club

Recibe todas nuestras novedades inmediatamente en tu correo electrónico.