Y que empiece el Toro Lío

Por Alfredo Villasmil Franceschi - 19 de enero, 2020

Lidiar a un toro no es nada fácil. Aunque algunos no lo entiendan es un arte, un arte en vivo, un arte que se realiza en el instante, donde no hay margen para el error porque un error implica perder la vida. Los pases, los lances y las suertes conforman un tinglado de elementos que le dan a la fiesta brava ese sabor especial que le impide perpetuarse en el tiempo y trascender. Y eso es porque el torero y el toro, animal noble, de bravura, se unen en dupla increíble, para escribir páginas doradas en diarios, revistas y novelas. Ni hablar de los más famosos pasodobles.


En República Dominicana hay un toro de casta, tan feroz como un Miura, tan fuerte como uno de Alcurrucén, tan noble como los de Pedro Domeq. Es una ganadería de hierro naranja, en las dehesas del azúcar y la playa. Raros ejemplares. Reces de valor inconmensurables.  En ese corral nadie sale vivo. Nadie puede siquiera hacerle un buen pique y si se van a banderillas, la cornada es segura. No importa quien se pare enfrente. Ni el propio Roca Rey puede con ellos.


Esperan con ansias salir al ruedo para embestir al contrario. Este año dejaron tendidos a todos los que osaron hacerle lidia. Los Toros del Este son, en este momento, el Equipo. Sí señor, el Equipo, con mayúscula, de Lidom. No hay otro. Constantes, hacendosos, corajudos. Si les hacen cuatro, ellos hacen cinco. Ya la etiqueta #torolio dejó de ser una etiqueta en redes sociales, ahora es un concepto tan profundo y ancho como un pase de José Tomás con la muleta.


Llegó el momento de la vendimia. El momento más preciso, el instante perfecto. El que se reservan todos, la final. Segunda consecutiva para ellos, pero esta de punta a punta. Ya tomaron sus refuerzos, pitcher e inicialista, y con ellos, saldrán de los chiqueros a embestir, a buscar otra faena para el indulto. El problema es que enfrente tendrán al Licey, lidiador de lidiadores, torero de toreros. Estos querrán rabo y oreja, mientras que los de Lino Rivera buscarán el indulto. ¿Lo lograrán? Hay mucho trapío en La Romana como para pensar lo contrario.


Este lunes 20 se abre la plaza Francisco Micheli. Afuera habrá un cartelito pegado, como en La Ventas cuando toreaba Manolete, de “no hay billetes”. Trompetas, tambores, gargantas, pote band, torolío, franelas naranjas, llenazo hasta la bandera. El mozo de cuadra anunciará el evento y comenzará la lidia. Esta vez tienen todo para ser campeones. Esta vez pueden besar la gloria, porque tienen de todo para ser los mejores. Ha llegado la Gran Temporada, la Gran Final.


Toros vs Tigres. Uno el rey de la dehesa, otro el felino temido. ¡Play Ball! Y que empiece el ToroLío.

Suscribirte al Club

Recibe todas nuestras novedades inmediatamente en tu correo electrónico.